Saltar al contenido

Cuidado de la piel: ¿Por qué es importante hacerlo bien?

¿Estás realmente segura de que sabes cómo cuidar tu piel? Si tienes dudas sobre el cuidado de la piel o sobre algunos de los pasos que lo componen, estás en el lugar indicado.

Es probable que ya hayas escuchado hablar sobre el skin care (Skin = piel, care = cuidado) no realizar esta práctica ya no es una opción negociable, sobre todo para las mujeres de hoy en día pero… ¿Cuántas veces has gastado mucho dinero en cosméticos sin ver los resultados deseados? o ¿Cuántas veces has llegado a la conclusión de que el cuidado de la piel es de poca o ninguna utilidad? Si estos pensamientos se han cruzado por tu cabeza, es momento de que sepas que estás haciendo algo mal.

En este artículo se explicará por qué es tan importante realizar correctamente la rutina de cuidado de la piel y cuáles son los pasos y productos que necesita.

¿Por qué cuidar la piel?

Antes de empezar, si elude totalmente la idea de cuidar su piel, y tiene la esperanza optimista de que la genética pueda estar de su lado, sepa que el envejecimiento de la piel es un proceso natural e inevitable, que se ve acelerado por algunos factores, como el smog, los rayos UV, los alimentos poco saludables, el tabaquismo y, lamentablemente, también el estrés.

La piel tiene muchos enemigos y no siempre es capaz de defenderse por sí misma. Su tarea es entonces tratar de frenar (y no evitar) el temido proceso de envejecimiento, ¿cómo? Cuidando su cuidado de la piel con productos de thebloom.bio.

¿Qué tan efectivas son las rutinas de skin care?

El mayor problema suele estar en la base, cuando se está convencida de que lleva a cabo los pasos correctos para cuidar su piel y en realidad está usando productos contraproducentes. Esto es frustrante y por supuesto, te hace gastar mucho dinero sin ver ningún resultado. La única solución es saber dónde se está equivocando. Cuidar la piel es importante, pero aún más importante es hacerlo bien.

El cuidado de la piel parte del estudio de la química, cada cuidado de la piel debe realizarse según las reglas que lo rigen y que no fueron creadas por cualquier influencer, sino que han sido estudiadas por médicos expertos.

El primer paso es siempre la limpieza

La limpieza comienza con una correcta fase de desmaquillado. El maquillaje se debe quitar con un producto específico, ya sea agua micelar bifásica, aceite desmaquillante o leche limpiadora.

Desmaquillar con una sustancia grasa disuelve muy bien el maquillaje y no altera la película hidrolipídica de la dermis. Luego debe pasar a un jabón espumoso, se recomienda elegir siempre uno para piel delicada.

Comienzo de la fase de tratamiento

Este es un paso muy importante, uno que marca la diferencia y que la mayoría de la gente se salta por completo, o lo pone en práctica pero de una manera errónea. La fase de tratamiento es la que resuelve los problemas que tu piel pueda tener.

Más que tónicos, necesitas lociones, estéticamente idénticas a los tónicos, pero diferentes en términos de formulación. Una loción es un cosmético líquido que contiene sustancias funcionales destinadas a tratar problemas específicos de la piel.

A menudo los dos productos se confunden, incluso las propias empresas no saben cómo definirlos, pero como quieras llamarlo, elige uno dirigido a tu problema.

Un ejemplo de tratamiento puede ser una loción a base de ácido glicólico, destinada a actuar sobre la luminosidad de la piel gracias a su poder exfoliante y por tanto, perfecta para pieles apagadas.

También hay muchas lociones interesantes para el tratamiento del acné e incluso las de después del afeitado que evitan irritaciones y forúnculos, en definitiva, elegir la loción adecuada a tus necesidades marca la diferencia.

¿Qué hay de las cremas?

Seguramente estás esperando descubrir cómo elegir la crema adecuada que resuelva todos los problemas, pero debes saber que el secreto no está en la crema sino en lo que la precede.

Una crema por sí sola no es capaz de tratar eficazmente ningún problema, pero la sinergia de múltiples productos sí y, lo que no sabes, es que para hacer de una crema la solución, hay que completarla o potenciarla a partir de un sérum.

Un sérum no es una loción y ni siquiera es una crema, es un cosmético con una formulación líquida a base de agua, que contiene tal concentración de principios activos, destinados a garantizar el tratamiento de un problema. En palabras mucho más simples, el sérum está diseñado para complementar o mejorar la acción de una crema.

Pero, ¿Cuándo debe usarse?

Antes de la crema y después de la loción, debe ser “absorbido” por la piel limpia. Elija un sérum que funcione para su problema específico.

Los comentarios están cerrados, pero los trackbacks y pingbacks están abiertos.